La actividad deportiva en el pueblo en ésta época del año es alta. Y como podéis observar, una de las atletas que más en forma está es Julita, a sus 85 años. Día si y día también se acerca a la huerta y realiza sus trabajos diarios…

¡Quién pudiera doblar el lomo tan fácilmente a su edad!